Como crear una red doméstica. Red cableada (1/3)

En este post vamos a explicar en términos sencillos todo lo que necesitamos saber para montar una red doméstica, ya sea wifi o cableada. Los usuarios avanzados y experimentados no necesitan leer este post, pero recomendamos la lectura de esta guía al resto para así conocer los términos más comunes en networking. De esta forma, las características de los diversos dispositivos de red dejarán de sonar raro para aquellos lectores neófitos de LaCuevaWifi. Hoy empezamos con la primera entrega.

Red Cableada

Una red local es básicamente un conjunto de dispositivos conectados entre sí mediante cables de red, la mayoría de las veces, con la ayuda de un router, lo que nos lleva al primer término de la creación de redes.

Router: Este es el dispositivo central de una red doméstica que se puede conectar a un extremo del cable de red. El otro extremo del cable entra en un dispositivo de red que tiene un puerto de red. Si queremos añadir más dispositivos de red a un router, necesitaremos más cables y más puertos en el router. Estos puertos, tanto en el router como en los dispositivos finales se llaman puertos LAN o puertos RJ45.

Nota: Técnicamente, podemos saltarnos el router y conectar dos ordenadores entre sí mediante un cable de red para formar una red de dos. Sin embargo, esto requiere la configuración manual de las direcciones IP y un cable cruzado especial para la conexión a la red. En la mayoría de los casos, no es algo que nos interese.

Puertos LAN Router

Puertos LAN: Un router normalmente tiene cuatro puertos LAN, lo que significa que se nos permite crear una red de hasta cuatro dispositivos de red con cable. Si queremos tener una red más grande, habrá que recurrir a un switch o conmutador que añade más puertos LAN al router. En general, un router puede gestionar hasta 250 dispositivos de red, más que de sobra para la mayoría de las casas y pequeñas empresas. Actualmente hay dos estándares principales de velocidad para los puertos LAN: Fast Ethernet, que soporta velocidades hasta 100Mbps (o 13MBps, MegaBytes por segundo) y Gigabit Ethernet, que soporta hasta 1Gbps (o 125MBps, MegaBytes por segundo). Estas velocidades son máximos teóricos que se pueden ir reduciendo en función de muchos factores, como la calidad del cable o la cantidad de tráfico que hay en la red.

Regla general: La velocidad de una conexión de red está determinada por la velocidad más baja de cualquiera de los dispositivos que tengamos. Por ejemplo, para tener una conexión entre dos ordenadores a velocidad Gigabit Ethernet, tanto los ordenadores, el router al que están conectados y los cables usados para unirlos a todos necesitan ser compatibles con Gigabit Ethernet. Si conecta un dispositivo Gigabit Ethernet y un dispositivo Ethernet a un router, la conexión entre los dos va a limitarse a la velocidad de Ethernet, que es de 100Mbps.

En resumen, los puertos LAN del router permiten a los dispositivos Ethernet conectarse entre sí y compartir datos. Con el fin de poder dar acceso a Internet, los routers también incorporan un puerto denominado WAN.

Cable de red Ethernet

Puerto WAN: Por lo general, un router sólo tiene un puerto WAN. Aunque también existen algunos routers que disponen de más para aprovechar el ancho de banda de varias conexiones a Internet. Los puertos WAN están separados de los puertos LAN y normalmente vienen marcados de un color diferente para que se pueda distinguir fácilmente. El puerto WAN tiene la misma forma que el puerto LAN pero se utiliza únicamente para conectarlo a un módem de banda ancha que nos dé acceso a Internet.

Nota: Como la mayoría de las conexiones a Internet son más lentas que 100Mbps, un puerto WAN Fast Ethernet es suficiente en la mayoría de los casos. Sin embargo, los routers Gigabit Ethernet suelen venir también con un puerto WAN Gigabit. Dicho esto, el cambio de un router con Fast Ethernet a un router Gigabit Ethernet generalmente no se traduce en velocidades de Internet más rápidas, sino que sólo ayuda a los dispositivos de la red local (LAN) conectarse entre sí más rápido.

Módem de Banda Ancha: Generalmente conocido como módem ADSL es un dispositivo que se encarga de dar acceso a Internet de un operador. Los módem tienen al menos un puerto LAN que se podrá conectar al puerto WAN de un router. Por otra parte, tendremos un puerto telefónico (módem ADSL) o en algunos casos un puerto coaxial (cable módem). Hoy en día, lo más normal es que tanto módem de banda ancha como el router Wifi vayan integrados todo en uno dando como resultado los routers ADSL, que proporcionan los proveedores de Internet, que contienen 4 puertos LAN y un puerto telefónico.

Switch: Tal como comentamos antes, sirven para añadir más puertos LAN a una red existente. El precio de un switch varía en función de la velocidad que soportan (Fast Ethernet más barato que Gigabit Ethernet) y del número de puertos (cuantos más puertos, más caro). Podemos encontrar desde modelos pequeños con solo 5 puertos hasta modelos con 24 o más puertos.

Cables de Red: Son los cables que permiten conectar dispositivos de red entre sí (ordenadores, routers, switch…). Existen básicamente dos tipos de cable de red: por un lado tenemos la categoría 5 o CAT5, que soporta Fast Ethernet 100Mbps. Los cables CAT5 que hay en el mercado actual son en realidad CAT5e, que son capaces de soportar velocidades de datos Gigabit Ethernet. El otro tipo es el categoría 6 o cable CAT6 que está especialmente diseñado para ser más rápido y fiable que CAT5e en dispositivos Gigabit Ethernet.

Hasta aquí la parte cableada de las redes domésticas, en la próxima entrega abordaremos la parte inalámbrica.

Articulos relacionados :

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

2 Responses to “Como crear una red doméstica. Red cableada (1/3)”