Cómo proteger tu privacidad en Internet (Parte 1)

Tras las últimas noticias en los medios de comunicación sobre los casos de espionaje entre países, el viejo debate sobre la privacidad está a la orden del día.

Una regla no escrita en el universo de internet es el pacto tácito entre los usuarios y las compañías que operan en internet, mediante el cual los usuarios disfrutan gratuitamente de sus servicios a cambio de ceder a las empresas sus datos personales.

Sin embargo, tras las filtraciones del programa de espionaje PRISM, desarrollado en EEUU por la NSA en colaboración con Google, Facebook, Microsoft, Apple y otras empresas, surge de nuevo el debate sobre los límites de la cesión de estos datos personales, porque una cosa es que las empresas hagan negocio con nosotros a cambio de sus servicios y otra distinta es que además envíen estos datos al gobierno llegando a controlar nuestros correos electrónicos o el uso de nuestros teléfonos móviles.

Hay múltiples métodos para proteger nuestra privacidad, el uso de cada uno dependerá del valor que le demos a nuestros datos personales.

Estas son unas recomendaciones básicas para proteger tus datos personales:

1. Política de privacidad

Antes de introducir algún dato personal en internet, ya sea en una página web o un servicio de una empresa, asegúrate de que el sitio dispone de política de privacidad (normalmente hay un enlace en la parte inferior de la página). Si la página no dispone de política de privacidad es mejor abandonarla y buscar otra que ofrezca el mismo servicio y que sí que disponga de política de privacidad.

2. Información personal

Evita proporcionar información personal a páginas que no te inspiren confianza; si crees que la información que te piden es irrelevante para el servicio que ofrecen, no aceptes las condiciones; evita participar en concursos que lo único que buscan es obtener tus datos personales, sin especificar para que los usará. Muchos de los servicios que son gratuitos es porque buscan obtener nuestros datos personales.

3. Seguridad

Comprueba que la transmisión de tus datos sensibles, como pueden ser datos financieros o correos electrónicos, se realizan a través de un servidor seguro (puedes identificarlos porque su url comienza por https en lugar de http). Nunca te fíes de correos electrónicos que te pidan confirmar tu clave o tu contraseña, aunque parezca que el remitente o la web de donde provienen son reales. Estos correos son un medio para estafarte y logar conseguir tus claves de acceso, este método se llama phishing. Otras variantes de phishing son los correos electrónicos suplantando a algún amigo para pedirte dinero. Si el mensaje te ofrece dudas lo mejor es contactar con el remitente por otro medio fiable o consultar con la cuenta de @policia en Twitter, que es muy rápida y eficiente.

4. Foros, chats y blogs

Si participas en foros de internet, chats, o tienes un blog tienes que tener en cuenta que estás dejando un rastro que puede llevar a que obtengan tu dirección o tu identidad real. Lo mejor que puedes hacer es utilizar distintos seudónimos para cada sitio y utilizarlos solamente para este fin.

5. Contraseñas

Administrar las contraseñas de un modo responsable te evitará muchos quebraderos de cabeza. No utilices la misma contraseña para todos tus servicios e intenta que tus contraseñas para sitios seguros sean unas contraseñas fuertes (tengan mayúsculas, minúsculas, caracteres especiales e incluyan algún número), además de que deben tener al menos una longitud de 8 caracteres. Cambia con cierta frecuencia tus contraseñas.

Articulos relacionados :

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

One Response to “Cómo proteger tu privacidad en Internet (Parte 1)”